viernes, 7 de abril de 2017

La belleza de la madera desnuda.

A veces cuando estoy trabajando y los dueños del inmueble ven la madera recién lijada y desprovista del feo barniz que la cubría me preguntan si se podría mantener ese color natural.
Cuando me preguntan eso me alegra pues siento que estoy en presencia de un auténtico fan de la madera, al que le gusta verla tal cual es, sin ningún filtro extraño de color añadido, sin brillos de luz que oculten sus matices

roble pulido sin barnizar 1

Si, he de reconocer que soy un admirador de este tipo de acabados. Me gusta ver los dibujos extraños de las tablas y su contraste con las demás, a mi también me gusta mucho la madera.

roble pulido sin barnizar 2


Es por esto que siempre me han agradado más los aceites, ceras o poliuretanos al agua, que los barnices tradicionales, urea, nitrocelulósico y poliuretano, los cuales, a parte de envejecer peor, cambian totalmente el tono de la madera, porque no son transparentes y porque tienen un color que se superpone al propio de nuestra madera. El brillo también oculta las texturas y dibujos. Nunca entendí que la gente prefiera el reflejo del sol a un material bello.

roble pulido sin barnizar 3

Aun los aceites  y poliuretanos al agua, aunque muy levemente, cambian el tono de la madera desnuda, menos los primeros pero, dado que mucha gente demanda estos acabados los fabricantes han diseñado productos específicos para este fin, de forma que si a ti también te apasionan este tipo de acabados no dudes en consultarnos.
Tanto en aceites, como con poliuretanos al agua se puede conseguir este efecto sin renunciar a una buena protección para nuestro pavimento de madera.
Nosotros estaremos encantados de hacerlo.
Publicar un comentario